Trucos para mejorar tu higiene íntima

Muchas de las consultas a los ginecólogos se deben a pequeñas infecciones provocadas por una higiene íntima poco cuidada o por la falta de algunos hábitos esenciales para la protección de una zona tan delicada como la genital. A continuación te damos algunos consejos sobre cómo cuidar tu higiene de la mejor manera.

Mantener una limpieza adecuada es muy importante al momento de protegernos de esas infecciones vaginales que tanto molestan. Esta zona es muy sensible a los cambios hormonales, a la humedad y al uso de productos inadecuados, por lo que no es rara la aparición de infecciones si no se toman las medidas higiénicas adecuadas.

 

Lo que podemos hacer

El aseo de los genitales debe realizarse al menos una vez al día y depende de lo que hagamos diariamente. Es aconsejable asearse al despertarse y luego de hacer ejercicios, siempre luego de haberse lavado las manos correctamente para evitar las bacterias que se impregnan en nuestra piel.

Es importante también no abusar del aseo, pues el exceso de limpieza puede eliminar la flora vaginal y provocar el efecto contrario al que buscamos. Es importante evitar las duchas vaginales que eliminan la flora natural de la vagina, diseñada específicamente para su protección.

El aseo diario normal es suficiente para mantener una higiene adecuada y es recomendable combinarlo con el uso de algún producto con Ph neutro que no modifique la flora vaginal, nunca con los productos que usamos para otras zonas del cuerpo.

El aseo debe realizarse utilizando movimientos que vayan de adelante hacia atrás y no al revés, pues se estarían trasladando los gérmenes de la zona anal hacia la vaginal. El uso de ropas ajustadas puede dañar los genitales y provocar infecciones por lo que se recomienda evitar los pantalones muy ceñidos. También es ideal utilizar ropa interior de algodón, más suave, y evitar los tejidos no naturales.

by